Un Crimen Americano


Sucedió en Indianápolis en 1965 y tuvo como víctima a una joven de 16 años, Sylvia Likens, torturada hasta la muerte por Gertrude Baniszewski, sus hijos y un grupo de vecinos adolescentes amigos de éstos. Los padres de Sylvia, feriantes, la habían dejado junto a su hermana Jenny al cuidado de la señora Baniszewski tres meses antes a cambio de 20 dólares al mes. Getrude Baniszewski, de 37 años, asmática, separada, madre de 7 hijos y con graves problemas económicos, torturó a la joven durante semanas e instigó a sus hijos y amigos a hacer lo mismo. Su teoría era que la niña merecía un castigo ejemplar por ladrona, mentirosa y “prostituta”. El caso levantó pasiones en su día y fue considerado como el asesinato más atroz cometido contra una sola persona en el estado de Indiana (Estados Unidos).

La vida no había sido sencilla para Gertrude Baniszewski. Su padre había fallecido cuando ella tenía 11 años, dejando a su madre con seis niños para criar. Cinco años más tarde, a los 16, Gertie dejó el colegio y se casó con John Baniszewski de 18 años. Gertie procedió a tener cuatro hijos. Gertie y John terminaron con el matrimonio luego de 10 años. Ella se tomó el tiempo para casarse con Ed Gutherie, pero esta unión sólo duró tres meses. Gertie se dio cuenta de que había cometido un error. Luego cometió uno más grande. Se casó nuevamente con su primer marido, John, y tuvo dos hijos más antes de divorciarse de él por segunda vez en 1963.Nunca acostumbrada a estar sin compañía durante mucho tiempo, Gertie se mudó con Dennis Lee Wright y, prontamente, dio a luz al niño número siete antes de que Dennis se fuera. Durante esta caravana de embarazos, Gertie también tuvo seis abortos.

Es por eso que pareció una buena idea cuando Betty y Lester Likens le pidieron a Gertie que cuidara de sus dos niñas mientras trabajan para el circo en Florida. Las dos niñas ya conocían a los hijos de Gertie, quien ganaría unos muy necesitados 20 dólares a la semana por esa molestia.

En el verano de 1965, Sylvia, de 16, y Jenny, de 15 años, se mudaron con Gertie y su prole en el 3850 East New York St., en la pacífica ciudad de Indianápolis, Indiana.

Tiempo después, por alguna razón, Gertie estaba convencida de que Sylvia estaba pasando demasiado tiempo en la tienda de alimentos. Sylvia trató de explicarle que había encontrado unas botellas de soda vacías y estaba devolviéndolas para ganar unos centavos extra. Gertie no quería oírla. Decidió castigar a Sylvia pegándole con una paleta. La paleta tenía un espesor de casi un centímetro. Así las cosas, la casa de los Baniszewski era el lugar donde se reunían los adolescentes del barrio. Cuando varios jóvenes observaron que Sylvia soportaba el abuso al que era sometida de manera bastante pasiva, ellos también comenzaron a mofarse de ella y a aplicarle castigos físicos.

Es difícil señalar cuándo fue que Sylvia se resignó a pelear por su vida. Tal vez fue el día que Gertie le ordenó a Jenny que cacheteara continuamente la cara de su hermana hasta que se volviera roja. Luego del incidente, Sylvia ya no se resistió al abuso. Gertie le arrancó la blusa y los pantalones cortos.Los abusos aquí mencionados son sólo parte de aquellos que realmente se infligieron sobre Sylvia Likens. Los oficiales y médicos expertos dijeron que el de Likens fue el peor caso de abuso físico que habían investigado en la historia del Estado de Indiana.

Paula Baniszewski fue hallada culpable de asesinato en segundo grado y fue sentenciada a cadena perpetua. Obtuvo su libertad condicional el 23 de febrero de 1973, luego de servir siete años en prisión.

John Baniszewski, Coy Hubbard y Richard Hobbs fueron hallados culpables de homicidio impremeditado y fueron sentencias de dos a 21 años en la cárcel en el Reformatorio del Estado de Indiana. Todos obtuvieron libertad condicional.

Gertude Baniszewski fue hallada culpable de asesinato en primer grado y sentenciada de por vida en la cárcel en la Prisión de Mujeres de Indiana. Obtuvo su libertad condicional el 4 de diciembre de 1985, luego de servir 20 años en prisión.

About these ads

14 Respuestas a “Un Crimen Americano

  1. Hay una Pelicula que se llama “El encierro”, trata de este caso en particular e incluso los nombres al parecer no fueron cambiados.
    Es una pelicula muy fuerte a decir verdad y por lo mismo me parece que bien refleja la realidad de este crimen.

  2. este fin de semana vi la pelicula el encierro basada en esta historia, fue muy fuerte me impacto mucho, sentí tanto dolor por esa pobre criatura, debo confesar que me impactó tanto la crueldad a la que fue sometida, que lloré viendo la pelicula y quedé con mucha tristeza, es increible que le hayan hecho todos esos horrores una niña. despues de verla abraze fuertemente a mi hija. Pero es para reflexionar, nadie sabe el monstruo que el otro lleva por dentro. y a los hijos hay que cuidarlos y enseñarles que no tengan miedo de pedir auxilio, de denunciar cualquier abuso. hay que proteger a nuestros niños

  3. es dificil imaginar lo que esa niña sentia al sufrir tal crueldad. la pelicula es realmente impactante, la crueldad mas pura contra un ser indefenso.

  4. mmmm wuauu este kaso es super fuerte yo tambn bi la pelikula “el en cierro” suele yamarse mmm los digo kede impactadsa kuando vi la pelikula….

  5. Acabo de ver la peli, todavia tengo esa sensación de angustia, pena y dolor que sentí al verla y lo peor es que pasó en la vida real, pobre criatura me da escalosfríos pensar en lo que vivió…porqué deben pasar esas cosas??? pena.

  6. Me impacto demasiado este caso. No vi la pelicula (creo que no lo soportaría), solo un reportaje en “Mujeres asesinas” donde se vio una breve reseña de esas bestias que ultrajaron de la peor manera a esta chica, Silvia Likens. Luego yo leí el caso. De todas maneras creo que los padres de esta joven fueron harto responsables de lo que ocurrio, dejaron a su hija con una mujer de la que no conocían mucho y desaparecieron por bastante tiempo (suficiente para eliminar a Silvia) sin dar señales de vida.. logicamente la sociopata de Gertrude se aprovecho de la situación y saco a relucir la peor podredumbre humana que llevaba adentro y junto con su familia -otros desquisiados igual que ella- torturan a la joven Silvia, que no fue más que chivo expiatorio de todas las frustraciones e iras contenidas de aquellos. El mensaje que nos dejan estas situaciones es claro: primero, cuidar a nuestros hijos y a los que amamos; y segundo, cuidar al prójimo, no permitir que nunca se pase de tan cruel manera por sobre otro. Digo esto, porque lo que más me impresionó de este caso, ES QUE TODO UN VECINDARIO SABIA LO QUE OCURRIA CON ESTA MUCHACHA Y NO FUERON CAPACES DE HACER NADA!!!!!!!!!!! Ellos tambien la mataron. Silvia no sólo fue la victima de un grupo familiar, sino que DE UNA SOCIUEDA ENTERA, ENFERMA, CRUEL Y FRUSTRADA. Por eso, el llamado es para todos, podemos elegir entre “matar” a alguien, no escuchando sus gritos de auxilio, omieitnedo los atropellos que vemos o ayudarlo a salir adelante.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s