Protegido: VINO, QUESO Y CHOCOLATE


Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

Historia Anonima


 

Y cuento está historia no como la historia misma de un amor fallido, si no como la recopilación de una tonta historia, de una estúpida historia. Porque eso es lo que es, tú la amas, ella te ama. ¿Por qué diablos debería ser difícil el amor?

 

Y allí estaba yo sobre ese viejo pupitre de madera y metal, los rayos del sol no me dejaban ver con claridad más allá del patio frente a mí, la vista desde la segunda planta siempre fue buena a pesar de todo. Portaba el uniforme de siempre, un pantalón deportivo, unos zapatos deportivos. No soy en lo particular  el más atractivo ni tampoco ni el más feo, en realidad no tenía nada de especial en esa ocasión, ni ahora, soy bastante común, cabello oscuro, ojos oscuros, estatura media, tez achocolatada y una cicatriz en la sien derecha, una pequeña.

 

Después de unos minutos de ver o intentar ver el cielo, ella se acerco a mí, y se acerco a mí para preguntarme por alguien más, recuerdo muy bien que la primera vez que la vi no pude reconocerla es más ni siquiera supe su nombre, sólo respondí a su pregunta con desgano y la observe marcharse. Ahora si le preguntas sobre ese momento, no se acordará del todo, excepto claro que yo tenía muchos nervios. Después de unas horas, nos presentaron apropiadamente, desde ese día mi vida cambió para siempre.

 

Han pasado cuatro años, tengo más cicatrices en el cuerpo y en el corazón, mi mirada normalmente triste se ha vuelto fría y mi sonrisa más amplia. Sus ojos claros se han vuelto opacos, ya casi no sonríe y en sus manos se nota la experiencia de otras carisias ya entregadas. Mis besos son más apasionados y su voz se ha vuelto más seductora, habla menos y ahora hablo más. Ahora la distancia que nos separa es más grande, mis manos han tomado otro cuerpo y sus labios han besado otras bocas.  Su cabello antes rubio ahora es castaño. Hemos ido y venido de nuestras vidas aferrándonos a nuestra presencia unas veces y a nuestro recuerdo otras tantas, nos hemos visto pocas veces y aún se siente en el ambiente la conexión que tenemos.  Y es que esa es nuestra historia, un ir y venir, un amar y desamar, un ser felices de a ratos y ser infelices otros tantos. Y sin embargo, aquí estamos a 6 horas y 4 casetas de distancia yo pensando en ella y ella intentando olvidarme, porque fui un experimento, porque fui una aventura, porque sí se enamoro, porque no soy lo que busca, porque me ama como yo a ella. Y cuatro años de experiencias lo demuestran, demuestran que aun cuando la distancia sea mayor y el tiempo aun más grande, seguiré viéndola como la gran constructora de lo que soy y seré. Sólo pido que sea feliz, que sonría más que abrace más, que se enamoré y no tenga miedo, que se enamoré de un buen hombre que la aprecie, que le de lo que yo no tengo, que le haga el amor lento, sin prisa pero sin pausa, que le susurré cosas de amor y que la deje asolas cuando lo necesita, que sepa esperar y que la bese sin usar tanto la lengua, no le gusta mucho. Que le vea al dormir, que la escuche al llorar, que perciba ese aroma a vainilla y flores, que admire sus ojos cuando ella lee algún libro. Un hombre que la proteja, aún cuando se niegue, que le abra la puerta, que le seda el paso, que camine a su lado, que entienda su neurosis y su obsesión por la figura, que bese la cicatriz en su pecho, que le escriba notas de amor de vez en cuando, que le preparé el desayuno y no fumé, que tome cerveza, que se trate de equivocar lo menos posible, que sea su amigo y su amante. Que le de todo. Sin miedo, sin un pero, que decida amarla, que no pueda evitar amarla. Que la vea triunfar y que guarde silencio cuando de momentos, sólo momentos tal vez equivocados ella piense en mí, yo muy probablemente estaré pensando en ella. Yo seguiré mi camino, seguiré siendo aquel mismo muchacho que le escribe cartas de vez en cuando, que le envía rosas cada cierto año. Seguiré tal vez caminando a su lado.

El Chico de A lado.

Amor: Cuestion de Quimica Dos


 

Fuente: Diccionario de la Real Academía Española.

amor.

(Del lat. amor, -ōris).

 

1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

4. m. Tendencia a la unión sexual.

5. m. Blandura, suavidad. Cuidar el jardín con amor

6. m. Persona amada. U. t. en pl. con el mismo significado que en sing. Para llevarle un don a sus amores

7. m. Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.

8. m. p. us. Apetito sexual de los animales.

9. m. ant. Voluntad, consentimiento.

10. m. ant. Convenio o ajuste.

11. m. pl. Relaciones amorosas.

12. m. pl. Objeto de cariño especial para alguien.

13. m. pl. Expresiones de amor, caricias, requiebros.

14. m. pl. cadillo (planta umbelífera).

~ al uso.

1. m. Arbolito de la familia de las Malváceas, parecido al abelmosco, de ramos cubiertos de borra fina, hojas acorazonadas, angulosas y con cinco lóbulos, pedúnculos casi tan largos como la hoja, y flor cuya corola es blanca por la mañana, algo encarnada al mediodía y rosada por la tarde. Se cría en la isla de Cuba y se cultiva en los jardines de Europa.

~ de hortelano.

1. m. Planta anual de la familia de las Rubiáceas, parecida al galio, de tallo ramoso, velludo en los nudos y con aguijones echados hacia atrás en los ángulos, verticilos de ocho hojas lineales, lanceoladas y ásperas en la margen, y fruto globoso lleno de cerditas ganchosas en su ápice.

2. m. almorejo.

3. m. lampazo(planta compuesta).

~ libre.

1. m. Relaciones sexuales no reguladas.

~ platónico.

1. m. amor idealizado y sin relación sexual.

~ propio.

1. m. El que alguien se profesa a sí mismo, y especialmente a su prestigio.

2. m. Afán de mejorar la propia actuación.

~ seco.

1. m. Nombre que designa diversas especies de plantas herbáceas cuyos frutos espinosos se adhieren al pelo, a la ropa, etc.

~es secos.

1. m. pl. Am. Mer. y Filip. amor seco.

al ~ del agua.

1. loc. adv. De modo que se vaya con la corriente, navegando o nadando.

2. loc. adv. Contemporizando, dejando correr las cosas que debieran reprobarse.

al ~ de la lumbre, o del fuego.

1. locs. advs. Cerca de ella, o de él, de modo que calienten y no quemen.

a su ~.

1. loc. adv. p. us. holgadamente.

con mil ~es.

1. loc. adv. coloq. de mil amores.

dar como por ~ de Dios.

1. loc. verb. desus. Dar como de gracia lo que se debe de justicia.

de mil ~es.

1. loc. adv. coloq. Con mucho gusto, de muy buena voluntad.

en ~ compaña.

1. loc. adv. coloq. en amor y compaña.

en ~ y compaña.

1. loc. adv. coloq. En amistad y buena compañía.

hacer el ~.

1. loc. verb. Enamorar, galantear.

2. loc. verb. copular (unirse sexualmente).

por ~ al arte.

1. loc. adv. coloq. Gratuitamente, sin obtener recompensa por el trabajo.

por ~ de.

1. loc. prepos. Por causa de.

por ~ de Dios.

1. expr. U. para pedir con encarecimiento o excusarse con humildad. Hágalo usted por amor de Dios Perdone usted por amor de Dios

requerir de ~es.

1. loc. verb. Cortejar, galantear.

tratar ~es.

1. loc. verb. Tener relaciones amorosas.

Amor : Cuestión de Química Uno


El Día de ayer, uno de mis mejores amigo paso a visitarme,Pepé, nos conocimos hace ya varios años el primer día de Universidad, ambos provenimos de la misma ciudad y aunque nunca antes nos habiamos visto, fue en otra ciudad (en la que vivo ahora), en la misma universidad donde nos encontramos y hubo click, a pesar de queya no somos tan unidos como antes aún hay gran comunicación entre él y yo, después de todo hemos pasado por muchas cosas. En fin, él ahora se encuentra estudiando psicología y ya me he graduado y estudié negocios, por lo que verán la perspectiva del mundo la tenemos muy diferente. Estabamos charlando sobre el amor, y él me dijo, muy convencido, que el amor sólo era cuestión de Química y de cerebro. Yo ya sabía todo esto, bien dicha fue la frase por Al’Pacino, el abogado del díablo, done se refiere al amor como “No muy diferente a comer una gran cantidad de chocolates”. Así que he pensando en hacer mi propio experimento sobre el amor y el chocolate, (lo malo aquí son voluntarios, hoy todo mundo tiene miedo a engordar). Pero antes de hacer mi propia prueba y error al respecto. Me he dado a la tarea de investigar sobre los argumento (según ya comprobados) de que el amor sólo es una reacción química.

 

http://www.jornada.unam.mx/2005/02/13/039n1soc.php 

El cerebro, el verdadero órgano del amor

El amor genera una “cascada de procesos fisiológicos”, a partir de uno de los neurotransmisores que regulan los procesos emocionales llamado serotonina, cuya acción, en caso de enamoramiento, produce hiperactividad del sistema adrenérgico, aumento de las frecuencias cardiaca y respiratoria, sudoración y tensión muscular, dice en entrevista con La Jornada Alejandro Díaz Anzaldúa, profesor investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y médico adscrito al Instituto Nacional de Psiquiatría de la Secretaría de Salud (Ssa).

 

Pero también, agrega el experto, intervienen la noradrenalina y la dopamina, esta última responsable de que se presente “el empuje o la intención que participa en lo que en términos siquiátricos se conoce como volición, es decir, la voluntad de hacer las cosas”, ambas sustancias pertenecen a la familia de las catecolaminas. Toda esta bioquímica interviene en los efectos del enamoramiento, el cual se define como “un conjunto de respuestas síquicas, emocionales y conductuales que se dan ante la expectativa de vínculo entre dos personas”.

Los centros de las emociones y los sentimientos están en el cerebro, añade Díaz Anzaldúa, que es el órgano del amor. Este es capaz de liberar, por medio de su sistema límbico, (conformado por las amígdalas cerebrales, los hipocampos y el hipotálamo) los neurotransmisores que regulan los procesos emocionales.

No obstante, casi nadie le da al cerebro el crédito que merece, todo se lo lleva el corazón, aunque la ciencia desmiente el atributo popular que se le da a este músculo, que poco tiene que ver en el enamoramiento, salvo latir aceleradamente cuando el objeto amoroso está presente.

A su vez, Alberto López Díaz, jefe del Servicio de Psiquiatría Comunitaria del Hospital Fray Bernardino Alvarez de la Ssa, señala que el amor es una cualidad “básica y distintiva en el ser humano. Es algo innato. Sin amor, en cualquiera de sus variantes, la vida no tiene mucho sentido, y también podría afirmarse que es eterno, lo cual no quiere decir que sea estático, pues se modifica desde que nace hasta que muere; de su principio pasional y sexual, con los años se hace más espiritual y emocional”.

De acuerdo con López Díaz, siquiatra y sicoterapeuta, no existe el amor sexual, porque “el amor es algo que antecede al sexo”, pero subraya que éste es un “ingrediente” del enamoramiento, es como la cereza en el pastel, pues “ayuda a mantener el amor de pareja”

Sobre este tema, Paulina Millán Alvarez, investigadora del Instituto Mexicano de Sexualidad (Imesex), refirió que las relaciones sexuales vistas como un intercambio íntimo y no sólo como coito, “ayudan a mantener el amor, porque es una manera de comunicar sentimientos que a veces dicen más que las palabras”, y destacó la importancia del beso como una demostración de afecto que fomenta el romanticismo, al grado que para muchas personas “un beso pasional o dado en un momento clave, puede expresar mucho más que el acto sexual”.

La experta destacó que las relaciones sexuales más satisfactorias son aquellas que están vinculadas al amor. Diversos estudios han demostrado que “se tiende a recordar los encuentros íntimos que se han tenido con personas con las que se tuvo vínculos afectivos, y no precisamente con los más guapos(as)”, y acotó que el desempeño sexual es tan importante en las parejas para mantener los vínculos amorosos, que cuando éste empieza a menguar sobrevienen los divorcios.

El lapso promedio de unión de las parejas en México, agrega Millán Alvarez, es de “7.5 años, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática”, y destaca que esto confirmaría la teoría de que cuando sobreviene la debacle en las relaciones sexuales, también comienza el fin de las relaciones de pareja. “Hicimos un estudio sobre satisfacción sexual que nos arrojó que entre los seis y los ocho años de unión, las parejas pierden satisfacción sexual dramáticamente, lo que coincide con el promedio de tiempo de la vida en común”.

En el ámbito de la atracción sexual intervienen decisivamente las feromonas (del griego pheran: transferir, y horman: excitar), las cuales actúan sólo en una misma especie y son sustancias químicas que afectan el comportamiento reproductivo de los animales, incluido el hombre. Estas actúan a distancia y su medio de excreción es el sudor; no obstante que no se puede percibir su olor, son captadas por el órgano vomeronasal que es una pequeña estructura situada cerca del tabique nasal, la cual se conecta mediante terminaciones nerviosas con el hipotálamo.

Las feromonas masculinas son la androsterona y el androsteril, y en las mujeres sólo está presente la feromona de la cópula; todas ellas son producidas por las glándulas apocrinas de la axila y de los alrededores de los genitales. Su característica femenina radica en que desatan el impulso sexual, incrementan la fertilidad, disminuyen los síntomas de la menopausia y regulan el ciclo menstrual.

Estas sustancias han sido estudiadas desde mediados del siglo pasado, y la primera en ser identificada, en 1956, fue la de la mariposa del gusano de seda, cuando se comprobó que este atrayente sexual es capaz de desplazar a más de un trillón de machos desde distancias enormes, a esta feromona se le nombró bombykol. Posteriormente se realizaron estudios para aislar la afrodisina en los hamsters y, más tarde, las feromonas de la especie humana.

 

La Soledad


La Soledad, que puedo decir sobre ella sino lo que ya he escrito. Así que mejor dejo que Ricardo Arjona lo diga por mí en esta ocasión.