The shock Doctrine


La doctrina del shock, cierto o no?

Anuncios

Auge y Caída del PRI: Una cuestión de Poder


“Los que no conocen de su historia están condenados a repetirla”; anónimo. Da la impresión de ser una lección que no terminamos de aprender. Parece evitable, pero pasará. El PRI: o se convierte en un partido con una dirección diferente donde sea más sensibles a las demandas sociales o se divide en dos partidos que mantendrán principios similares pero con objetivos y estrategias dispar. Y sí a mí me preguntan, la opción dos es la más probable lo que me lleva al principio de esta párrafo; curioso es que se divida cuando nació de una división. Para entender que nos llevo a este punto de colapso dentro del partido político más poderoso de la historia en México hay que ver desde muy atrás.

Fue en 1914 que un México harto de una tiranía Porfirista, se levanta en armas para dar paso a lo que conocemos como la revolución. Esta lucha dio pie a la constitución de 1917 promulgada por Venuztiano Carranza y considerada las más moderna de su época; continua vigente y si me permiten el comentario hace ya mucho de su “modernidad”. Aún con la creación de esta constitución las guerrillas nacidas de la revolución continuaron hasta que en 1929 las distintas corrientes revolucionaras decidieron unificarse en un solo partido, fundado por Plutarco Elías Calles; El PNR, partido nacional revolucionario. La intención era estabilizar al país y normalizar el acceso al poder. Esta “normalización” se logró durante la presidencia de Plutarco (1924-1928) y claro cosas buenas pasaron. Se multiplicaron las organizaciones obreras y campesinas, se creó el Banco de México, se inició la construcción de la red de carreteras y las primeras presas para riego. Pero para todo lo bueno hay todo lo malo según el cristal que se mire; Plutarco decidió cumplir con las normas de la constitución; y una de ellas fue no reconocerles personalidad jurídica a las iglesias. Lo que llevo a que muchos católicos se levantaran en armas y comenzará la rebelión cristera que duro tres años hasta 1928 en la que se llego a un entendimiento; muchos muertos. Aunque, después de Plutarco vino el Maximato, cambio de presidentes como nos cambiamos de calcetines, de 1928 a 1934 el poder seguía concentrado en él; Jefe Máximo de la revolución, desde el nacimiento del partido ya se veía el gusto por el poder. A Plutarco no le duro mucho ya que Lázaro Cárdenas; presidente de pensamiento populista, lo expulsa del país.

Fue Cárdenas, con un sentido más de izquierda, quien incluye en sus filas a las principales centrales obreras del país y en 1937 se transforma el PNR en el PRM; partido de la revolución mexicana, no sin antes dejar su ultima acción con el PNR, Cárdenas decreta la expropiación petrolera en 1938. Y fue en 1939 cuando el PRM lanza su primer candidato presidencial Manuel Ávila Camacho con Miguel Alemán como coordinador de campaña, y no es que me guste el drama pero es aquí cuando se comienza a ver las señas de obsesión por poder.

Continuemos con la historia, en 1940 el PRM es acusado de fraude electoral, que ayudo al Ejército a mostrar su institucionalidad al presidente. Ya en 1944 el PRM no tiene representante lo que los lleva a lanzar en 1945 a Miguel Alemán como candidato, primer civil, éste hizo acuerdos con empresarios en Monterrey lo que le dio fuerza a la iniciativa privada en México. Y como dato curioso aquí les menciono que la propiedad privada ya era una realidad en Europa y Estados Unidos.

Por estos mismos años la segunda guerra mundial llegaba a su fin, el panorama político y económico a nivel nacional e internacional había cambiado, era necesario adaptarse. Y como parte de esos ajustes, en enero de 1946, el PRM se transformo en el PRI, partido revolucionario institucional. El concepto de “institucional” en contraste con sus antecesores, canceló la época de lucha de clases y se marcaba el camino hacia un “perfeccionamiento” institucional. El PRI conservo la organización por sectores: obrero, campesino y popular. Si la organización tiene alguna semejanza con algún otro partido político es mera coincidencia.

Y ahora que hemos llegado a un poco de historia más actual, sobra decir que los presidentes que llegaron al poder por parte del PRI hicieron de México el patio trasero de sus juegos. Y los personajes más importantes si me permiten ser elitista en este ámbito; fueron: Echeverría Alvarez, López Portillo, Miguel De Lamadrid, Salinas de Gortario, Zedillo Ponce de León.

Echeverría; “justicia social”, con sentido popular sólo llevo al país a una deuda externa además dar una imagen al país de inestabilidad, haciendo que el sector empresarial temblara. Una época en que la inseguridad, los asesinatos y los secuestros habían comenzado. La inflación fue desbocándose, el peso llego a una sobrevualuación de más del 35%. Y en 1976 el Banco de México se retiró del mercado dejando a la moneda en flotación. El dólar valía 20.60 pesos. Comenzó la instabilidad monetaria y la deuda externa. Esto me recuerda al famoso Abraham Lincoln y su frase; “Tú no puedes ayudar a los hombres permanentemente, haciendo por ellos lo que ellos pueden, y deben, hacer por ellos mismo”. Pero dudo mucho que Andrés Manual López Obrador halla alguna vez leído sobre él.

Después llega López Portillo y sus importaciones de petróleo, que para entonces ya México era exportador de éste. Pero claro nunca hay suficiente petróleo. Quiso hacerlo de la noche a la mañana, sin analizar costo y el posible o no posible beneficio. Y con falta de dinero hace lo que todo mexicano, lamentablemente, está acostumbrado a hacer. Pidió préstamos. Y cuando por fin, después de una larga espera se tenían plataformas, oleoductos, muelles y producción. Los precios del petróleo comenzaron a bajar. No es que llegáramos tarde a la modernidad o reparto de riqueza, o que nos conocieran como el país del mañana, no, en realidad es que por alguna razón siempre tomamos el camino más largo. Y si añadimos a la instabilidad monetaria la famosa frase de Portillo “Defenderé nuestro peso como perro” nos quedamos con un dólar de 22 pesos a 150 pesos. Y una deuda externa de 58,874 millones de dólares. Sólo un poquitin menor a nuestro PIB. Y no olvidemos que el gobierno se dedico a comprar empresas, y comprar y comprar.

En 1982 llego al poder otro más, Miguel de La Madrid, hombre controlado, en la toma de posesión declaro su preocupación por la situación en una sola frase; “No permitiré que el país se me deshaga entre las manos”

De La Madrid estaba en un México inestable, endeudado y al que nadie le creía. Durante más de dos años México no volvió a recibir un solo crédito internacional. Y en 1985, el 19 de septiembre, un sismo sacudió la orgullosa capital de México. Dejando a un México desmoralizado aun más. Y si se me deja resumir a de La Madrid, terminaré desciendo que no hizo nada. Aunque quizás nos suba la moral decir que México ingresa al GATT después OMC, que dio una base para la apertura comercial. Y el llamado “México Moderno”.

Después de la Madrid que intento medio corregir a México, llega Salinas del cual sólo me basta decir que no fue el monstruo que todos dicen. Abrió la economía del país, dio paso a grandes empresas para traer capitales, nuevas tecnologías y fuentes de trabajo. Concretó la firma del TLCAN a finales de 1993. Sin embargo, él al igual que todas las personas que no tienen dinero pero se quieren traer la Master Card nos llevo por la ruta de la Crisis que estalla en 1994. Y trajo deuda, desempleo, deuda, pobres más pobres, deuda. Y todavía los priístas nos preguntan como fue que el pueblo perdió la fe no sólo en el PRI sino en todo el sistema político del país.

Y llegando al final del recorrido mencionaré a Ernesto Zedillo sucesor de Salinas de Gortari, el presidente más caro de la historia. Se preguntará porque el más caro, yo le contestaré. Es el más caro porque el que él terminara como presidente nos costo aproximadamente nuestra deuda externa actual.

Pero este hombre de carácter apacible logro sacarnos de la crisis de la manera más rápida posible, bajando poco a poco la inflación y controlando el tipo de cambio, esto nos ha permitido tener una transición tranquila y sin sobresaltos a una economía relativamente sana. (Recordemos que enfrento el rebote de las crisis económicas del Lejano Oriente y la de Brasil).

Y fue con este señor al termino de su sexenio en el 2000 que el PRI deja el poder, al perder las elecciones ante el PAN y su candidato Vicente Fox. Este suceso hizo que el PRI temblará, que el mundo volteará y observara que lo sucedía en México. Nos dio esperanza, lamentablemente no paciencia. Hoy en día el PRI se encuentra en un proceso de desacuerdo. Paso de ser el partido más poderoso del país, a sólo un partido más. Un partido que ya no refleja unión ni constitución. Donde diferencias entre sus dirigentes, si es que se les puede llamar así, dividen desde sus raíces el camino que habrán de seguir. Lo cierto es que cayó y fue por que el poder no lo supo manejar. El PRI se va en picada si es que no encuentra la manera de unirse. Supongo que todo esto lo sabremos hasta el 2006 en las que el pueblo podrá elegir entre un PRI inestable, un PAN sin presencia política o un Peje que su mayor educación fue hablar con mala dicción. El PRI enfrenta un futuro incierto, y uno nunca sabe quizás hasta cambien de nombre.

Y terminaré diciendo una frase muy mía. “Los grandes cambios del mundo están en las manos de aquellos que buscan algo mejor”.

Guerrero: El trauma del Cambio


“…. NO PUEDO NI QUIERO SER EL MESÍAS DEL QUE TODO SE ESPERA; SI ESTA ES LA VISIÓN DE CAMBIO POR LA QUE VOTARON LOS GUERRERENSES, NO TENDRIA NINGÚN SENTIDO TANTO SACRIFICIO, TANTOS AÑOS DE LUCHA…”

ZEFERINO TORREBLANCA GALINDO

Con mirada tranquila, porte recto y un tanto nervioso. Con dedos inquietos sobre las hojas donde estas palabras estaban escritas; tomó posesión como nuevo gobernador de Guerrero. Y al mismo tiempo se hacia realidad lo que el estado había estado esperando durante mucho tiempo. El Cambio. El PRI cae primera vez desde su fundación. Sin embargo, aquí la pregunta realmente importante es ¿Qué es el cambio? ¿Es cambiar de partido político en el gobierno?

Al parecer la mayoría de las personas creen eso, lo cierto es que cambiar implica muchas cosas y la mayoría de éstas son difíciles e incluso dolorosas. El caso es, que el 1° de Abril del 2005 un gobernador de un partido de izquierda llegó gracias al voto democrático, derrocando los más de 75 años de centralización del poder sobre un solo partido. La esperanza del pueblo se depositó en un hombre que representaba la diferencia y futuro mejor. Marchas apoyándolo, coches con calcomanías del PRD estaban por todos lados, estudiantes de la UAG hicieron filas por las calles en pro del nuevo candidato.

Ocho meses después. Ya nadie está contento.

El pueblo está enojado, hambriento, desempleado, temeroso y desilusionado. Lo que me lleva a mi pregunta inicial, entonces ¿Qué es el Cambio? Al parecer para todos es una palabra sin significado. Es cierto, el diccionario lo define como la acción de modificar una cosa para convertirlo en algo distinto. Sin embargo, para los rostros de todas las personas que viven en Guerrero es tan sólo una frase más, de un discurso más, de un político más.

Zeferino Torreblanca, entra al poder e inicia una revolución, una guerra interna. Jefes de policía son asesinados, narcotraficantes amenazan a políticos del estado en televisión nacional, hay muchos despidos e inseguridad. Chilpancingo se paraliza. El estado se encuentra inestable, es un hecho pero en este ensayo no hablaré más de los políticos y sus promesas verdaderas o falsas. Ya otros se han encargado de eso.

Ahora es tiempo de ver a la gente, vernos frente a frente y aceptar que nosotros somos parte de esa lucha por El Cambio. Pero al pueblo parece que se le olvida lo que es vivir bajo el régimen de un partido que no sólo nos llevo a asesinatos como el caso de Aguas Blancas sino también a pobreza, ignorancia, porque un pueblo ignorante es un pueblo que se puede controlar, y por supuesto debemos agregar los índices rojos de narcotráfico.

La gente se acostumbro a un estado paternalista, en el cual podías hacer una manifestación cada semana exigiendo instalaciones nuevas para una escuela que ellos mismos destruyeron. El gobierno le pagaba al dirigente de la marcha, se iban un mes y después volvía para pedir más. Una marcha en la que campesinos que apenas si dicen 5 palabras en español eran llevados como ganado a vivir durante días a la intemperie en Zócalo. La gente se ha olvidado incluso que no es sobre cuantos botes de basura pone el gobierno en la ciudad sino de cuanta basura la gente deje de tirar en la calle, pero claro es más cómodo ir a tirarla en la banqueta o mejor aún detrás de Ayuntamiento municipal, el cual por supuesto ya se convirtió en un basurero del centro.

El cambio no es elegir un nuevo candidato, es sólo el inicio de éste. El cambio radica en modificar nuestra cultura de la “comodidad” y el “no esfuerzo”. Pero a las personas se les olvida las palabras blasfemias de un candidato que promete reducción en el recibo de la luz que nunca podrá realizar porque la comisión de electricidad depende del Federal y no es autónoma en cada estado. Pero claro la gente recuerda poner una manta afuera de las oficinas de la SSA pidiéndole perdón a un candidato que promete mejorar las instalaciones de las escuelas en lugar de llevar escuelas a los municipios donde apenas hay un maestro, el cual por supuesto se presenta dos veces por semana y únicamente para recibir su salario. O quizás recordemos el paro laboral que hubo en la SSA, el caos en el servicio medico, y todo para qué, para que hubiese más aviadores que trabajadores reales.

Sería bueno mocionar también que somos el consumidor numero uno en cerveza, el cual no es motivo de orgullo porque eso nos dice que los muchachos comienzan a beber cada vez más jóvenes y por consiguiente hay más accidentes. Estas son realidades que no sólo el gobierno es responsable de cambiar son responsabilidad de todos. Lo que me lleva a un comentario que una señora me dijo: “una amiga tenia dos plazas y nada más trabajaba en una, ahora si quiere conservar la otra también tiene que trabajarla” debo recalcar su tono irritado con el que lo dijo porque ella me afirmo “Eso no pasaba antes”, claro antes podías vender cosméticos a las 2 de la tarde en la oficina y dejar a la gente esperando a ser atendida, y una vez que la atendías ponías cara de malhumorado porque quizás no habías vendido ese día o simplemente era hora de volver a trabajar.

Guerrero es un estado atrasado. Tiene el primer lugar en analfabetismo, segundo lugar en corrupción y el tercero en secuestros, no es un estado productivo y sólo depende del turismo, y la balanza de empleo se inclina hacia el empleo por parte del gobierno. Su más reciente crisis de desempleo fue en el 2002, 2003 y apenas se logro una estabilidad en el promedio de empleo y desempleo en el 2004 al finalizar el sexenio de Rene Juárez Cisneros. Esto de acuerdo con datos de la INEGI.

Al efectuarse el cambio de gobierno en el 2005, existe un descontento general de las personas por los despidos y recortes en prestaciones dentro de lo que son las oficinas de gobierno. La zona más afectada es Chilpancingo, en la que los comercios notan bajas en sus ventas de manera considerable. Guerrero junto con Chiapas y Oaxaca se está dentro de los estados más pobres del país. Así como uno de los más violentos y rezago de la mujer.

Sin duda son datos que deberían avergonzar a la sociedad de Guerrero y hablo con conocimiento de causa, que la persona vive y convive diariamente una situación difícil. Pero la gente debe abrir los ojos y aceptar sus errores, dejar de culpar a los gobernantes, dejar de esperar que las cosas pasen y sobre todo comenzar a ver que tiene que esforzarse para ser mejores. También se necesita gente critica, que sea objetiva y pueda realmente analizar la situación del lugar, se necesitan medios de comunicación responsables en la forma en que transmiten las noticias. No se trata de poner en letras negras y grandes el como dos personas se pelearon por un amante. Se trata de informar a la gente sobre la verdad de cómo se encuentra el empleo, sobre la competitividad del estado, sobre el gobierno, sobre noticias de otros estados y el como nos afectan.

Yo soy de Chilpancingo, viví toda mi niñez y adolescencia allí. Amo mucho a mi gente y por ello la critico, porque tienen errores, porque veo como se van de nuestras manos las oportunidades aspirar a una mejor calidad de vida. Y muy probablemente este no sea un artículo donde se incluya información sobre economía y política, la verdad es que la información es escasa y sin haber realmente una buena fuente. Los datos estadísticos de la INEGI no reflejan lo que los ojos del pueblo ven. Los que mis ojos ven, llevo tres años viviendo fuera de Guerrero y en ese tiempo lo he visto desde un ángulo muy distinto. La gente se ha vuelto conformista, no lucha y la educación se ha vuelto una broma no sólo para el gobierno sino también para las mismas personas. La universidad no se considera competitiva en el resto del país, las universidades privadas son un club social y la riqueza al igual que todo el país no se encuentra bien distribuida, concentrándose en regiones como Acapulco. Y aquí más que un análisis sobre Zeferino Torreblanca es un manifiesto sobre mi inconformidad con el pueblo, que sólo espera que alguien con una barita magia solucione todo, si la gente busca ver como era México hace 30 o 20 años, puede recorrer las calles de Chilpancingo mi ciudad natal.

Sin embargo, aun tengo la esperanza de que Guerrero, sumamente importante en la historia y desarrollo de México, abra los ojos y levante la voz para gritar que ya basta. Un profesor que ha influido mucho en mí me ha dicho que es bueno terminar con una cita, y terminaré con una que muy probablemente todos hemos escuchado.

“…Dale a un hombre un pescado y comerá un día; enséñale a pescar y comerá toda la vida…” Anónimo.

Es hora de que aprendamos a pescar.